La pandemia ha afectado a la población mundial no solo en el sector salud, sino también en el ámbito económico, donde muchos negocios se ven fuertemente afectados. 

Es por ello que las empresas tienen que aplicar una reprogramación financiera para mantener la estabilidad en el mercado. 

¿Cómo funciona? Hay que tener en cuenta 4 pasos simples pero eficaces:

  1. Visualización
  2. Liderazgo
  3. Plan Financiero de Corto Plazo
  4. Plan Financiero de Largo Plazo

I: Visualización del Entorno bajo Incertidumbre Dinámica

  • Tomar toda la información relevante de la duración del problema sanitario a nivel mundial y nacional (medidas preventivas en nuestro país han sido más tempranas y la curva se puede aplanar de forma efectiva).
  • Tomar toda la información relacionada a cómo esta crisis afectará nuestros principales socios comerciales: China, USA, Alianza del Pacífico, etc.
  • Cómo afectará a nuestro país y específicamente, a nuestro sector económico (los más afectados son transportes, turismo, entretenimiento y alojamiento, y, evidentemente, sus respectivas cadenas de suministros).
  • Cómo afectará a nuestros clientes actuales y potenciales (¿nuevos?, nunca se sabe), proveedores, competidores, etc.
  • Agregar estas cuatro variables a la matriz original de Planeamiento Estratégico anual.

II: Liderazgo Horizontal y Convicción

  • Apertura a las nuevas estrategias posibles, antes quizá impensadas (teletrabajo de costos fijos, por ejemplo).
  • Convicción en la toma de decisiones. El objetivo es sobrevivir. Si hay que liberarse de activos poco líquidos o abandonar proyectos inciertos, este no es el mejor momento, es el único momento (venta de cartera morosa a estudios jurídicos de cobranzas, por ejemplo).
  • Inmediatez, tanto en la toma de decisiones como en su implementación (aprovechamiento inmediato de los subsidios ofrecidos por el Gobierno, pro ejemplo). Es una crisis de tesorería más que de portafolio: La cobertura de los flujos de caja semanales es crucial.
  • Establecer relaciones de liderazgo horizontal con clientes y proveedores; considerando que una reducción de sus actividades económicas afectarán indefectiblemente nuestros presupuestos (tarde o temprano; mucho o poco). La factor variable es crucial (flexibilizar algunos contratos es mejor que perderlos completamente).

III: Plan Financiero de Corto Plazo: La construcción de Coberturas Urgentes

  • Deconstrucción de los flujos de caja operativos y financieros. El correcto análisis de tus ratios de cobertura Costos y Gastos Operativos te permitirá saber los importes necesarios para la salvaguardar tu posición de caja en la crisis. Por otro lado, redefinir tu ciclo de efectivo y tu ciclo operativo; te permitirá determinar los días de descalce que tendrás que financiar tu capital de trabajo.
  • Si va a haber ajustes en los gastos administrativos fijos, es preciso recordar que este es un momento oportuno para volver variable algunos gastos que antes considerábamos fijos, con la opción del teletrabajo.
  • Deshacerse de cartera morosa y acelerar los ingresos de tus cuentas por cobrar a clientes con buena calificación, representan una excelente oportunidad en un sistema financiero que cuenta con muchas opciones de factoring electrónico.
  • Activación de líneas de crédito y, de ser necesario y sólo si es parte de las conclusiones del análisis del fondeo de operaciones del Plan Financiero; renegociaciones de algunas de las condiciones crediticias actuales.
  • Aprovechamiento de las medidas del Gobierno y de muchas empresas de servicios públicos así como entidades financieras privadas; para reducir el stress de tesorería que tendrán que afrontar muchas empresas en los próximos 3 o 4 meses.

IV: Plan Financiero de Largo Plazo: El nuevo Modelo de Negocios

  • Crisis = Oportunidad. En paralelo a las medidas inmediatas, es preciso trabajar una nueva visión de la Compañía con miras a un transformación permanente en los términos en que antes se relacionaba tu Compañía con sus clientes, proveedores, trabajadores y el Estado. Insisto, postergar esto es un lujo que ya no se puede correr.
  • El primer paso es hacer un análisis muy profundo de cada unidad operativa, de forma que puedas identificar quienes están mejor preparados para afrontar los tiempos de la post crisis. El análisis EVA te permite identificar de forma rápida, las unidades de negocio que harán que tu Compañía salga fortalecida de este contexto.
  • En el mundo moderno, el modelo de outsourcing se aplica a muchas áreas que antes eran inimaginables, como la gerencia y administración de unidades enteras de negocios; el planeamiento y gestión de activos inmobiliarios; administración de las cuentas por cobrar, etc. Los departamentos completos de finanzas, producción y logística se han sumado  a las ya tradicionales áreas de contabilidad y planillas; en la carrera por la tercerización.
  • Valuación precisa sobre del Patrimonio Neto de la Compañía. Ofertar activos fijos que no son parte de la línea central del negocio, a precios competitivos; es una posibilidad que permitirá afrontar los tiempos de crisis de liquidez, y al mismo tiempo enfocar a la Compañía en aquello en lo que sí es competitivo.